Blogia
estherrivas

SEGUNDA SESIÓN

SEGUNDA SESIÓN

La segunda sesión daba lugar sin un marcador de contexto. Distribuyéndose en el espacio y dibujando un círculo con las sillas el grupo se puso manos a la obra. Inicialmente, un silencio prolongado, miradas sostenidas, sonrisas, nerviosismo, auspiciaban la duda de por dónde empezar puesto que el día anterior se habían quedado ideas en el aire. Todavía se encontraban allí, imbuidas en cada una de las mentes que meditaban qué decir, si tomar la iniciativa, si proseguir agazapados tras una postura retraída que cede la palabra a los más valientes.

Por fin se escucha la voz de quien adquirió la función de secretaria, que hace una síntesis de lo tratado el día anterior y da oportunidad a quienes se hallaban ausentes y no tuvieron oportunidad de expresar su punto de vista sobre el tema que se estaba tratando.

Nuevamente, tras ese encuadre se vuelve a discurrir qué hacer. Reina un sentimiento afable, sincero y cordial. Más seguridad se va contagiando al estudiar nuevas propuestas, ideas de quienes su presencia, negada ayer, narran experiencias, actividades resueltas de otros años, otras asignaturas. Se respira agradecimiento al hacerlas públicas.

Tras operativizar más los objetivos, los cuales se centran en polos opuestos: cooperación versus competitividad; se fraguan unos contenidos trasversales que acompañarán la actividad tales como atención a la diversidad, roles, liderazgo; así como unos principios inspirados en una metodología activa y lúdica.

El entusiasmo crece al ver que se avanza con todo el mundo de la mano. Se opina abiertamente. Propuestas originales como partir de actividades de acogida son aclamadas. Quedan registradas para germinar la convivencia con quienes participarán de la implementación de la propuesta.

-          Vaya, vaya. Mi amigo Platón hoy me ha dado plantón. Debe haberse quedado rezagado o tal vez se haya equivocado creyendo que había sido convocado a la misma hora del día anterior. Esto le pasa por haberse quedado filosofando en algún aula de bachillerato examinando cómo las ideas prevalecen sobre el mundo etéreo.

Actividades. Parece que el grupo va concretando dónde quiere dirigirse. Se habla de hacer dos grupos, mientras los alumnos se reparten y viven la experiencia con ellos, modificando variables para provocar la rivalidad que tal vez no tenga lugar o que quizás emerja de manera espontánea.

Hay mayores discrepancias en este asunto. Un sector de la clase manifiesta su disconformidad respecto a dar paquetes cerrados de actividades, quieren provocar el debate a partir de la experiencia pasada vivida con ellos en la excursión, pero dónde dirigirles, cómo mover su reflexión y su proceso hacia esos objetivos propuestos. El problema es generar participación, y es imprescindible para que la dinámica tenga lugar. Si no se consigue activar a los asistentes, el silencio, la parsimonia, harán del acontecimiento un tiempo poco aprovechado para experimentar.

Partir de las actividades, activarles provocándoles una explícita situación de competitividad versus trabajo en equipo puede dar sus frutos de cara a que los alumnos debatan cómo viven esas circunstancias artificiales, evocadas a partir de variables. Hacerles debatir sin activarles puede ser una costosa tarea si no están acostumbrados a reflexionar de manera socrática como se acostumbra en psicopedagogía.

Un cierto malestar se vive porque todos son conscientes de que no quieren recrear una situación de laboratorio jugando (SHERIF, Conflicto Intergrupal), manejando los hilos de lo que hemos estereotipado como comportamiento competitivo del cual socialmente huyan. Se tiende a negar abiertamente los juicios y valores que no son compartidos socialmente. Esto es disimular ciertas actitudes en situaciones públicas, y manifestar con naturalidad un espíritu competitivo cuando se está a salvo de cualquier sanción. Sin provocarles no van a conseguir que evoquen un comportamiento tan humano como el que pretendemos trabajar, porque todos, en diferentes contextos, ante una ubicación de status, somos competitivos. La sociedad genera cada vez mayor sentimiento de ganar-ganar, propugnando el individualismo y la victoria personal, a pesar de que explícitamente se rechacen comportamientos así.

-          Partiendo de lo concreto les resultará más sencillo que este tipo de conductas sean atribuidas a quienes coordinan la actividad, aunque de manera natural pudieran tener cita en la sesión. Les resultará más sencillo despotricar de tales formas de proceder, y al haberse desprendido de identificaciones con semejante actitud, serán más libres para hablar de ello como expertos en juegos que promueven la relación de ganador-perdedor.

-          ¡Hombre! A ti te estaba buscando. Veo que han comenzado sin mí.

-          Claro, qué esperabas. Les queda sólo una sesión antes de llevarlo a la práctica. ¿Se puede saber dónde te habías metido?

-          Pues no me encontraba muy lejos. De hecho he estado compartiendo espacio y tiempo en una asignatura que imparte el mismo mentor.

-          ¿Mentor? ¡No te dije que le llaman Alejandro!

-          Ya, ya. Y luego eres tú el que descarta los conceptos y las denominaciones de la interpretación de la realidad. Con este comentario das a entender que los términos, las ideas, son formas de denominar y de interpretar el mundo. Y a todo esto, anteriormente han estado vinculando las ideas o proposiciones con la conexión que entre estas ideas se producen, con el constructivismo, con las macroproposiciones. Hubieses disfrutado de lo lindo. Ha salido a colación un tal Kegan y un tal Kintsch en relación a la interpretación de los textos, los procesos de comprensión lectora y la inferencia. Mira por donde hasta han tenido lugar silogismos, paradojas y chistes al final de la asignatura. Yo estaba como pez en el agua viendo cómo subyace mi teoría en otros ámbitos del conocimiento. Y en cuanto al programa y nuestros ya conocidos muchachos y muchachas, ¿cómo van?

-          Realmente parecen haberse centrado en el empirismo, en la concreción de la actividad para despertar los procesos que quieren trabajar. Puede desprenderse que no quieren trabajar actividades aisladas y van a intentan modificar la experiencia con variables que susciten dos actitudes contrapuestas. Así se ve más evidente en el caso de que alguien no infiera qué se pretenden trabajar.

-          ¿Y sólo eso? ¿Nadie promueve trabajar a partir de lo general, de las ideas?

-          No desesperes. Hay un grupo con poder de influencia que siguen defendiendo esta postura, pero todavía no han dado con el procedimiento de llevarlo a cabo, lo que supone un gran control de incertidumbre atendiendo al poco tiempo que les resta de sesión.

-          Espero que hagan sus deberes y encuentren cómo llevarlo a cabo. Sería mucho más coherente con los procesos más que con los contenidos. Supondría mayor orden de conciencia…

-          ¿Orden de conciencia?

-          Sí, hombre. A esto se refería Kegan del que antes te hablé.

-          Ya me lo contarás más detenidamente. La cuestión es que aunque ellos creen que van despacio han conseguido dar grandes pasos en la sesión de hoy. Destacar que, pese a sus discrepancias, éstas no se han convertido en una barrera para seguir trabajando. Parece que tienen asumido que no puede llover a gusto de todos y sin duda, con esta actitud, se lograrán mayores objetivos que con una actitud negativa que les impida seguir dados de la mano. Veremos qué les depara la siguiente sesión y el foro, desde el que se han comprometido a seguir trabajando, para acercarse a la implantación del programa.

-          Decepcionado me quedo al no haber sido testigo de conductas más tiránicas u oligárquicas. Tanta diplomacia me aploma.

-          Mejor así, porque sólo percibiendo con el alma es la única manera de obrar con inteligencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

David -

Es precioso lo que has escrito. Si Lola es la "secretaria" tu podrías ser la "intérprete de los diálogos en clave filosófica" jaja

Me gustan mucho las apreciaciones que haces y, sobre todo, que las plasmes aquí, pues sería una lástima que habiendo tenido lugar, no sean conocidas... aunque algo no muy desencaminado percibí.

Pero lo que realmente me ha gustado, y te agradezco que reflejes, es lo de "[...] pero dónde dirigirles, cómo mover su reflexión y su proceso hacia esos objetivos propuestos [...]" Qué profundo! me gusta... quizás esté ahí el quid de la cuestión. ¿Dónde dirigirlos? ¿Acaso hay que hacerlo? ¿Acaso se puede hacer, o sólo se puede creer que se hace?; luego ¿Mover su reflexión? ¿Orientarla, quizás? ¿Predisponer el entorno para encaminarla hacia... dónde? ¿Es eso? ¿dónde queremos llevarles? ¿tenemos nosotros ese lugar y queremos que vengan? ¿somos vendedores de tickets de trenes?

(Gracias por enriquecer mi mañana)

Parece como si tuviéramos una tendencia innata a creer que podemos influir en los demás, y que lo podemos hacer en el sentido que nosotros nos planteemos, y esa creencia entra en escena al idear y diseñar, aunque sea en grupo y aunque sea para un grupo (una realidad infinitamente más compleja que la de tú a tú), y dirige y condiciona nuestro propio proceso.

Yo trataba de entender lo que Alejandro había "hecho" con nosotros, cómo nos había modelado, cómo todo parecía tan abierto al principio y al final tan inmensamente rico y vasto.

Si me preguntas, cómo hicieron algunas compañeras en la sesión, qué propongo, diré nada, por que no lo sé. Si me preguntas, como hice conmigo mismo y estoy haciendo ahora gracias a ti, por dónde ir, te diré que nos fijemos en nuestro filósofo particular.

Creo que no les podemos ofrecer más que un trampolín. Pero si creemos que podemos diseñarles también la piscina, calcular el pH del agua, su temperatura y salinidad, estaré igualmente encantado de participar.

Gracias de nuevo por las reflexiones a que me has dado lugar.

Un abrazo.

Plat.. digo David.

PS. Entenderás que si escribo esto mismo en el foro la gente podría empezar a arrancarse los pelos de la cabeza, y eso es algo que no quiero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres